Mi perro


Es malo, pero es mi perro.
Sus dientes no asustan tanto como él cree,
pero cuando te coge, algo de daño sí hace.
Es un poco canalla, pero es mi perro.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios