Palmeras



No se qué ocurre con las palmeras que plantan en Castellón, pero todas -o casi- acaban muriendo por no quitarles ese envoltorio que impide que sus hojas se abran con naturalidad. Las plantan sin quitar las telas de cañas que cubren la parte superior y ahí se quedan años y años, esperando que el jardinero o el encargado de los asuntos palmarios se acuerden de ellas.
Y cuando lo hacen, no es más que para volver a plantar otras palmeras, porque las primeras se han muerto.

Entradas populares de este blog