11 febrero 2008

Carteles











Esta es una demostración práctica de las posibilidades casi infinitas que ofrecen los programas gráficos para dar empaque a imágenes que de otra manera serían poco menos que insípidas, inodoras e incoloras.

Pasan los años