12 septiembre 2008

Hierros


Triste premonición de cómo quedarán nuestros devastados paisajes urbanos cuando esta crisis económica escampe.

Pasan los años