29 octubre 2008

Mirada perdida

A falta de un ancho mar, bien queda un estrecho pantano para perder la mirada.
No importa donde sino qué.

Pasan los años