Compañeras de viaje


Al salir del trabajo he alzado la vista y la luna me ha llamado la atención.
Muy cerca de ella esos otros cuerpos celestes la acompañaban en su eterno (ya sé que no) rodar.
Cuando he llegado a casa me han recordado el fenómeno y he salido al balcón con la intención de captar ese fugaz momento. La luna ya no estaba visualmente tocando el planeta -no sé cual es, pero creo que no es una estrella, puesto que viaja casi en la misma dirección que la luna-, así que el efecto ya no es tan dramático, aunque podéis haceros aún una idea.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios