Parque Ribalta, Castellón


Aún no me lo explico, pero este jardín se ha salvado de la especulación inmobiliaria que, durante tantos años, ha estado campando a sus anchas en la provincia de Castellón.
Y eso que Tita vive demasiado lejos de aquí -yo creo que ni sabe que existe Castellón- como para plantearse una defensa mediática de estos árboles.

CORRIJO:
Este mismo sábado me enteré que eso de que el parque se ha salvado de la expeculación es falso como los billetes de seis euros. Resulta que están partiendo en dos el jardín porque a los urbanistas del ayuntamiento -descendientes directos supongo, y primos lejanos de los de Madrid, de los mismos que crearon una de las redes urbanas más atrofiadas de España- les parece que así el tranvía circulará mejor por el centro de la ciudad.
En esencia estoy de acuerdo con ellos (es broma, lo digo para camelármelos), pero no se me escapa que partiendo en dos el jardín, queda la parte más pequeña en manos de aquellos que un buen día, seguro que no muy lejano, dirán que aquí, en vez de parque, bien quedará un bloque de edificios porque con el otro jardín ya basta.
Si es que lo veo venir.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios