Barcelona caleidoscópica








En una tienda perdida del Born encontré un cachivache con el que me entretuve un rato jugando.
Su utilidad es prácticamente nula, pero como efecto aplicado por primera vez en mis fotos, me parece interesante.
Se trata de un juguete de plástico para mirar a través de él, de tal forma que conseguimos ver la realidad tal como lo haría una mosca de esas con sus ojos multimilplicados.
Al verlo expuesto, se me ocurrió comprarlo -valía 5 €, seguro que 4,5 más de lo que realmente vale- e interponerlo entre mi objetivo y el sujeto fotografiado.
Este es el resultado.
Mono y aparente.

Entradas populares de este blog