Cualquier tiempo pasado... fue peor


Eran unas bellísimas personas, seguro, pero no puedo por menos que atemorizarme cuando contemplo algunas fotografías antiguas. La gente, a los cuarenta parecía tener sesenta, el color negro era el uniforme habitual e iban cubiertos con ropas humildes hasta arriba, por más calor que hiciera -y la hacía-.
Por cierto; ¿de que se quejan hoy si hace treinta años las mujeres españolas ya iban con el cabello cubierto por pañuelos? Qué pronto olvidamos lo que nos interesa.

Entradas populares de este blog