El negro absoluto



Te dicen que un paseo es de lo mejor para tu salud y no se dan cuenta que durante el mismo, te expones a recibir impactos que te devuelven a la realidad.
Somos seres racionales y sabemos que tenemos fecha de caducidad, nuestros mayores nos lo recuerdan ejemplarmente y algunos compañeros (pocos, por suerte) de generación se obstinan en reforzar esa ley inmutable de la naturaleza, poniéndose de ejemplo ellos mismos y dejándonos antes de hora. No sé qué hay más allá de la luz; supongo que el mismo negro absoluto del que venimos, por eso tengo poco interés en convertirme en una foto más de esta entrada.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios