25 enero 2010

Bilbo


Los últimos meses de vida de mi perro se pueden resumir en esta foto.
También la cerrazón de su amo, aunque en su disculpa diré que siempre pensé que acabaría recobrando la salud.
No fue así y ahora me arrepiento un poco de haber estirado más allá de lo razonable sus últimas semanas de vida. Pero, ¿quién ve lo que no quiere ver?

Pasan los años