¿Vale la pena?



Estas dos fotos pertenecen al tipo de fotos que se toman cuando tienes la cámara a mano -en este caso en el coche, mientras conduces-, tiempo de sobra y ganas de creer que esa curva que acabas de tomar ofrece unas posibilidades merecedoras de dedicarle unos minutos.
El resultado es el que ofrezco con estas dos fotos, en donde queda claro que ni soy ese fantástico fotógrafo con ínfulas de artista, ni vale la pena parar cada pocos quilómetros, ni estar mirando y remirando lo que te rodea, ni nada de todo eso. Es cierto que actuando así puedo conseguir grandes tomas, mjores que si piso el acelerador, miro al frente y dejo la cámara en casa, pero a veces hay que preguntarse si estás aportando algo al mundo de la fotografía tomando imágenes como las de aquí arriba, en las que para salvarlas de la quema, lo único que se me ha ocurrido hacer es simplemente un revelado curioso, es decir, si tienen algo (que lo dudo) es por la forma, no por el fondo, que es lo que importa.

Entradas populares de este blog