Amanecer


El sábado pasado me levanté pronto, aprovechando que aún no habían hecho el estúpido e innecesario cambio de hora invernal, y me fui a la playa de Almassora, fea y poco planificada -pero esa es otra historia- para tratar de captar el amanecer.
En este blog ya hay trescientas (o menos) fotos de amaneceres que solo me interesan a mí, pero es que el tema paisajístico está bastante limitado en una ciudad dormitorio como la que vivo, es lo que tienen las ciudades extrarradio, cercanas a capitales de provincia y de segunda división; Almassora está rodeada de fábricas más o menos cutres, concesionarios de coches, proyectos de negocio fracasados y herrumbrosos, ríos secos y pedregosos y campos abandonados a la espera de que algún negociante retardado se avenga a comprar.
El caso es que fui a la playa uno de los pocos lugares que aún tienen algo que ofrecer- porque dos días antes, de camino al trabajo me topé con una de las salidas de sol más impactantes que he visto en bastante tiempo. Lo que el sábado me preparó la naturaleza no era tan interesante, pero ya que estaba allí no podía hacer menos que captar varias tomas por aquello de ¿y si al retocarlas en casa me encuentro con algo interesante?
Esta foto (y las que siguen) es una de la serie que hice esa mañana.

Entradas populares de este blog