A cada uno lo suyo








Se me hace duro comprobar que poco, más bien nada, puedo hacer cuando la persona que sube fotos a este blog se apropia además de los textos que, paciente, metódico y selectivo compongo (que no compango como hacen otros).
Observo apesadumbrado que nadie se da cuenta de la terrible dificultad que supone escribir de noche, con la tenue luz de la luna si es llena, y del recuerdo si es nueva. En esta prisión donde malvivo, retiran la luz a las diez, no sin que antes revisen y requisen todo lo que sea susceptible de pinchar y claro, un lápiz lo es tanto como un cuchillo en momentos desesperados. Razón tenía el que dijo que con letras se mata y también se muere, tanto como con balas. Pero a mí me han hundido el negocio pues a menudo tengo que escribir sin luz y de propina sin lápiz, manchando con sangre tiras de mi antigua camisa blanca.
En fin, me dejo de rodeos que siempre acabo lejos; yo, Aquiles Balon, varón a más señas, escribo desde hace años en este blog cuando algo de lo que veo aviva en mi interior la llama de la prosa.
El fotógrafo tiene su mérito, no lo dudo, pero mío es el de poner letra cuerda a tanta tontería fotografiada, que se me reconozca o no ya da igual, pues de este penal jamás saldré, mi castigo está próximo así pues no entiendo tanto interés por volverme a castigar negando la evidencia de que soy yo y no él quien escribe lo que leéis.
Punto

Entradas populares de este blog