El tamborcillo sardo


Recuerdo esa historia de cuando yo era pequeño (por lo menos recuerdo el nombre de esa historia y poco más), debería refrescarla para que el niño de la foto la recuerde y transmita a la siguiente generación. Aunque igual no hace falta porque la generación que viene no necesitará recordar nada (es decir aprender mucho) sino saber qué botón pulsar (es decir; unidad mínima de información, siempre que se enfrenten a dos botones como mucho). Yo mismo no he necesitado pulsar más de tres -o cuatro- para acceder al cuento.

No deja de hacerme gracia que pulsando sobre el enlace que he creado en la palabra "historia", pueda acceder al cuento de "El tamborcillo sardo" y leerla. No lo voy a hacer porque prefiero el recuerdo que tengo de esa historia.

Que dierto eso de "La ciencia tecnología avanza que es una barbaridad".

Entradas populares de este blog