Dónde te fuiste, luna.


Hice la foto porque la luna se comía al cielo. Aquí pasa desapercibida, como si de un único plato de la llamada nueva cocina española se tratara, pero juro que aquella tarde la luna (un punto de luz abajo, por el centro y hacia la izquierda en la foto) era grande, muy grande.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios