Fiesta nacional





Esto es lo más lejos que deberíamos llegar con la fiesta nacional.
Sería una fiesta sí, pero de juegos y alegría y no una mancha de sangre en el expediente ético, humano, de los españoles.

Entradas populares de este blog