06 junio 2011

Naturaleza



La dejamos en paz y ella se cuida sola.
Nadie riega el margen del río Mijares, pero este esconde rincones (no voy a emplear la palabra belleza, que la peña se ríe) interesantes.

Pasan los años