La que se nos viene encima


Me asomé aquella tarde al balcón y supe que estaba perdido.
Las nubes rodaban a mi alrededor, como dejando claro que me tenían atrapado.
Decepción:
Al final sólo cayeron cuatro gotas, puede que cinco, no las conté.

Entradas populares de este blog