Pobres seguidores.

Así como no alcanzo a comprender cómo podían vender cigarros sueltos a cinco pesetas en la tienda que había delante de mi colegio de EGB, tampoco acabo de explicarme qué pasa por las cabezas de todos esos seguidores del equipo de la capital que deben ir por la vida justificando los desmanes y desmadres de un pobre hombre que les ha tocado en suerte como entrenador por obra y gracia de un presidente, pobre hombre él también. Pienso que de igual forma habrá labrado ese presidente su fortuna; colocando a esbirros sin alma en los puestos influyentes de sus empresas y tratando a sus trabajadores tal como intuimos del susodicho entrenador cuando se suelta en las ruedas de prensa y vomita por esa boquita de piñón lo segundo que se le ocurre -tengo claro que nunca es lo primero pues medita siempre lo que dice-. En fin, ahora me explico qué pasaba por la cabeza delhincha madridista cuando el barca tenia a Van Gaal de entrenador.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios