After/Before


Motivos para la manipulación fotográfica.
El primero de todos es que durante el proceso fotográfico, pulsar un botón quizás sea el instante más importante y a la vez el más breve de todos. Por eso, para ampliar un poco esos momentos de disfrute, alguien se dio cuenta que los pixels de una imagen podían variar de uno en uno. Y en esas estamos ahora, jugando (y traspasando a menudo) la línea divisoria entre lo estéticamente permisible por el canon fotográfico y el "ya te has vuelto a pasar", producto de excesos a todas luces evidentes.
En este caso de una imagen que me dice bien poco paso a otra que no es que me hable y no calle, pero por lo menos ese mar ya me está interesando, el cielo debe volver a suavizarse un poco y del barco debería ser capaz de conseguir mayor información de la que ahora hay.
Pero ya es un paso.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios