Cuatro gotas mal contadas


Meses esperando que lleguen las lluvias, en mi caso para que las fotos de paisaje adquieran algo de interés, y despachamos el evento con cuatro mal contadas gotas.
Y es que ciertamente en Castellón nunca ocurre nada.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios