Sin queja alguna

El prisionero aislado en una celda de castigo no se puede quejar de nada.

Entradas populares de este blog