03 febrero 2012

Terrores infundados



Por aquí baja Nosferatu, cuchillo en mano, para dar un buen susto al tonto que no guarde la espalda.

Pasan los años