Battlestar Galactica

Pocas series televisivas de ciencia ficción tan buenas hay como esta; Battlestar Galáctica (la del 2003 al 2007) es buena porque no renuncia a contar su historia con seriedad, tampoco renuncia al puro y simple entretenimiento y menos aún a la coherencia con unos planteamientos seudofilosóficos/religiosos que, aunque pueden no ser del agrado de todo el mundo, se mantienen y potencian a lo largo de las cinco temporadas. Quizás ese sea uno de los posibles problemas que impiden subir la nota a las 5 clásicas estrellas, y es el hecho de que la historia se centra mucho, (posiblemente demasiado) en esa lucha sin cuartel entre ¿humanos? y Cylons. De todas formas, y aún con ello, considero que es una serie muy digna, con unos personajes principales con los que empatizas desde el principio, unas tramas absorbentes, unos efectos especiales muy buenos -un hallazgo visual esos ataques de naves estelares rodados como con cámara a mano-... Podría seguir pero no vale la pena, la serie acabó hace ya unos años, se rodó Cáprica, una precuela que no funcionó en pantalla y unas películas, supongo que para TV que aclaraban muchos puntosy saciaban el hambre galáctico de los seguidores.
Por cierto, otro problema que detecté en su momento es que para ver Battlestar Galáctica y no perderte necesitas empezar por el principio (sí ya, de perogrullo), pero es que no hay que empezar a verla por el primer capítulo de la serie sino por las dos películas que hay a modo de precuela (dejando aparte Razor, que es otra peli ya avanzada la trama).

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios