El Fin de España


En este punto tan poco romántico acaba una de tantas carreteras que se dan de bruces con el mar, aquí acaba España y comienza el Mediterráneo; un mar que cuando lo navegas en balanceante velero compites en velocidad con botellas de cinco litros de agua flotando (dejo para otro día lo que me sugiere un contenedor de cinco litros de agua flotando sobre millones de litros libres), bolsas de plástico de Mercadona y otras tonterías con el sello inconfundible de la mano del hombre.
Volviendo a la foto, con tanto cartel y señal ¿qué tal una que diga algo así como "Encantados de haberle desgraciado la vida con falsas esperanzas, impustos por todo, despilfarro, un toque de mal gobierno y de mafia barata".

Entradas populares de este blog