De como una foto acabó con todos a la vez







Más bien acaba con tres, porque ese gigante de la derecha -que soy yo- se los va a comer a todos de un bocado.
Cuando hicieron la foto para el periódico El Mediterráneo ya preví que no iba a quedar bien, se hizo con una cámara compacta a la que un gran angular no parece que sentarle demasiado bien, a pesar de la seguridad con que la fotógrafa reafirmó la idea contraria,  si a ello sumamos que la foto está recortada por la izquierda, desapareciendo un cuarto protagonista, su obra y parte de la que se ve a la izquierda, tenemos como resultado un trabajo digno de, de... dejémoslo aquí.

Entradas populares de este blog