El bosque encantado



Abrumado por las muestras de apoyo recibidas de parte de toda la comunidad cientificomágica, decido hacer públicas estas dos fotografías que demuestran fehacientemente (que da testimonio de la certeza de algo), la existencia irrefutable ahora de los duendecillos mágicos, esos habitantes bonachones, pacíficos, alegres y juguetones del bosque encantado que aún puebla (incendios de verano mediante) las faldas de los montes de Castellón.
Seguiremos informando.

Entradas populares de este blog

Bocetos de edificios