Olimpiadas españolas

Mal van las cosas cuando después de 5 días de competición tenemos a Rumanía por encima del medallero. Vamos, voy a ser cruel; tenemos por encima de España incluso a Uzbekistan, Mongolia, Moldavia...
Se veía venir.
Salvo en deportes de equipo, en el que la financiación privada juega un papel importante, no destacamos en nada (el arte de la lamentación, mal patrio).
Digamos que el gobierno de España se apunta rápido a los logros obtenidos por los equipos alrededor del mundo pero mira en otra dirección cuando debe apostar/invertir en la formación de un deportista con opciones a medalla.
Y a los españoles quizás les falta un poco de empuje competitivo, aunque para ser franco ese es un punto que en parte desconozco porque por la tele he visto "españoles de ojos rasgados", con apellido Uematsu, luchando en Judo y cayendo en primera ronda. Hay por ejemplo tres cubanos y, para acabar, he leído por ahí que hay hasta 28 nacionalidades distintas compitiendo por España.
Así es difícil implicarte emocionalmente con los logros de un país.
Creo que se impone un punto de ética y que alguien le sople al oído de algún mandamás -esos no compiten, se apoyan entre ellos y nadie les tumba- aquello de menos trampas y más decencia.
O en su defecto, podrían haberme enviado a mí a Londres. También habría caído en primera ronda, sí, pero por lo menos me sé la letra del himno español.

Entradas populares de este blog