Casas al borde del camino




Junto a las arreteras entre naranjos, encontramos las típicas (o no tanto, como esta que subo hoy) construcciones rústicas para guardar áperos de labranza, cobijarse una noche de tormenta o para conseguir un poco de sombra donde pasar la siesta de la tarde.

Entradas populares de este blog