El trofeo



Nunca pude hacerme con un toro bravo, un jabalí lanzado a por mí o un hambriento león.
Como mal menor, este enjuto y estilizado animal de emperifollados cuernos, decora esa pared y ahora, también el blog.

Entradas populares de este blog