Casas de campo



La casa, abandonada a su suerte, cae a trozos y esparce a su alrededor trozos de esa piel que durante 70 años o más, el sol, el aire y el agua modeló.

Entradas populares de este blog